El Supremo decide que no se pague la plusvalía en pérdidas

Los impuestos relacionados con las viviendas, y las sentencias que los modifican están más en la palestra que nunca. Ahora es el Supremo el que confirma que las viviendas en pérdidas no tienen que pagar plusvalía municipal aunque sean herencias, cosa que hasta ahora sí se estaba abonando.

Primero tenemos que explicar qué es la plusvalía municipal. Se trata de un impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana, y se aplica cuando se vende o dona un inmueble. El problema reside en que este tributo se aplica tanto con beneficio como en pérdidas, o al menos eso es lo que pasaba.

Muchos son los que venden en pérdidas, bien porque la burbuja inmobiliaria y su fin les ha afectado negativamente, es decir, sus viviendas han visto un descenso en el precio, o por otro

s motivos, como por la devaluación del terreno, la falta de demanda… Y aún así, a la hora de vender, se veían obligados a realizar el pago de la plusvalía municipal. Con la nueva sentencia del Supremo, esta situación se acaba.

Herencias

Lo que el alto tribunal viene a afirmar es que cuando no se obtienen beneficios con la venta de una vivienda, no se puede pagar esa plusvalía. Hasta ahora muchos de los que vendían en negativo, en pérdidas, solicitaban la devolución de impuesto, pero otros muchos se veían obligados a abonarlo. Ahora los principales afectados por este cambio de criterio son los que han vendido viviendas heredadas. Hasta ahora, los consistorios consideraban que al haber tenido un gasto cero para el vendedor, la venta siempre era en ganancia, por lo que todas esas ventas tenían repercusión positiva en las arcas municipales. Ahora, el Supremo afirma que se debe de fijar en el coste de la vivienda en el momento de su compra para ver si, efectivamente, ha habido un aumento patrimonial.

IPC

Además, permite que se actualice el precio de la vivienda con el IPC para justificar que no ha habido ganancia con dicha venta. Un ejemplo puede ser comprar una vivienda en 2002 por 60.000 euros. Puede que a día de hoy la ponga a la venta por 80.000, pero si se tiene en cuenta el IPC, esa venta es en pérdida, ya que el coste de la vida ha crecido más que el importe de la vivienda.

Inmobiliaria Mejías, viviendas con garantía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *