Tratos entre particulares; cláusulas de alquiler abusivas

en alquileresLos alquileres entre particulares en muchas ocasiones no están lo suficientemente asesorados. En la mayoría de los casos, de haber un contrato de alquiler, se trata de un ejemplo genérico o descargado de internet que no contempla las particularidades de la vivienda a alquilar. En muchas ocasiones, se dan cláusulas de alquiler abusivas, ya que cercenan los derechos de los arrendatarios, y podrían llevar el conflicto ante un juez.

Como no todas las cláusulas de alquiler que favorecen al casero son abusivas, dejamos como ejemplo de las que sí lo son las más frecuentes:

  • Acceso del casero a la vivienda.

    En algunos contratos se incluye que el casero tiene el derecho de acceder a la vivienda en cualquier momento para comprobar el estado de la propiedad. Sin embargo, este punto va en contra del artículo 18.2 de la Constitución Española que declara la inviolabilidad del domicilio.

  • Adelanto del alquiler.

    La Ley de Arrendamientos Urbanos no permite el pago por adelantado de más de una mensualidad, mientras que algunos de los contratos genéricos y/o descargados contemplan el pago de 2 ó 3 meses.

  • Prórroga del contrato.

    La Ley de Arrendamientos Urbanos establece una prórroga legal de hasta 3 años, aunque en muchos de los contratos que se realizan sin supervisión de profesionales se establece que el contrato solo durará un año.

  • Penalización por marcha anticipada.

    En muchas ocasiones se establece que en caso de que el inquilino no permanezca durante un año en el espacio arrendado, deberá compensar al arrendatario. Por el contrario, la Ley de Arrendamientos Urbanos establece que tiene derecho a finalizar el contrato pasados los seis primeros meses, siendo la penalización, si la hay, limitada a lo que la ley establece.

  • Falsos contratos de temporada.

    La picaresca aparece, y para evitar firmar un contrato al que se le pueda aplicar la Ley de Arrendamientos Urbanos, hay quienes deciden firmar 11 meses, quedando fuera de dicha legislación y teniendo la categoría de contrato de temporada. Para que tenga esta categoría debe haber una causa que lo justifique, como puede ser trabajo, un traslado temporal, estudios…

  • Conservación de la vivienda.

    El casero es quien debe realizar y costear las obras de conservación de una vivienda. Este punto es bastante complejo, por lo que se recomienda encarecidamente que sea estudiado por un abogado.

Llevamos varios años viendo como no sólo las cláusulas de alquiler, sino todo tipo de cláusulas abusivas han sido noticia y un auténtico quebradero de cabeza para los que las implantaban y los que las sufrían. Por ello, y para evitar males mayores, recomendamos confiar en profesionales para todo el proceso de alquiler de una vivienda.

En Inmobiliaria Mejías somos expertos en alquileres, y ofrecemos tanto la posibilidad de poner en contacto a propietarios e inquilinos, como el asesoramiento necesario para hacerlo de manera legal y segura.

Inmobiliaria Mejías, alquileres con garantía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *